Accesibilidad

Todas las paradas, trenes y tranvías del TRAM están adaptadas a las personas con problemas de movilidad reducida y a los viajeros que se desplazan en silla de ruedas.

Las estaciones subterráneas cuentan con escaleras automáticas y están equipadas con ascensores -especialmente diseñados para personas con problemas de movilidad- que comunican los vestíbulos con la vía pública y con los andenes.

En todas las paradas existen rampas para facilitar a las personas en sillas de ruedas el acceso desde los andenes a las unidades.

Icono